Centro Cultural Perelló ¡Diez décadas de arte dominicano!

Por Amable López Meléndez
amlendezlopez[@]hoy.com.do
22 noviembre, 2014

22_11_2014-Areito-22-nov-Areíto8--565x441

En el marco de la celebración de su tercer aniversario, desde mediados del pasado mes de octubre, el Centro Cultura

l Perelló acoge la extraordinaria exposición titulada “Colección Báez Guerrero/Un siglo de arte moderno en la República Dominicana”, basada íntegramente en la colección particular del empresario Fernando Báez Guerrero y que abarca el trayecto recorrido por el arte moderno y contemporáneo de nuestro país durante las últimas diez décadas.

Dicha muestra constituye un verdadero acontecimiento artístico y cultural para la ciudad de Baní y la región Sur, ya que reúne una serie de obras de los principales artistas europeos que se establecieron en la República Dominicana hacia principios de la cuarta década del siglo XX – y que se exhiben por primera
vez en el país-, tales como George Hausdorf (1894-1959), José Gausachs (1889-1959), Ernesto Lothar (n. 1906), Mounia L. André (n. 1911), Joan Junyer (n. 1904), Manolo Pascual (1902-1983), José Vela Zanetti (1913-1997), Eugenio Fernández Granell (1912-2001) y Antonio Prats Ventós (1925-1999).

“Se trata de una selección más depurada de la gran muestra que presentara exitosamente el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, pero mantiene su gran importancia por la riqueza y pluralidad de visiones que contiene. Su escala en el Centro Cultural Perelló constituye un verdadero precedente, no sólo para Baní, sino también para toda la región Sur, ya que esta exposición reúne más de 180 obras de 83 artistas nacionales, incluyendo personalidades emblemáticas como Celeste Woss y Gil, Genoveva Báez, Tuto Báez, Adriana Billini, Enrique García Godoy, Yoryi Morel, Darío Suro, Jaime Colson, Clara Ledesma, Gilberto Hernández Ortega, Marianela Jiménez, Eligio Pichardo, Guillo Pérez, Domingo Liz, Cándido Bidó, Ramón Oviedo, Ada Balcácer y Elsa Núñez”, declara Julia Castillo, directora ejecutiva del CCP.

Por su parte, Báez Guerrero confiesa que la exposición “es un tributo al alma sensible de cada uno de los artistas, porque definitivamente a ellos debo mi pasión por el coleccionismo, estimulado igualmente por mi familia, sobre todo por mi esposa Nancy. En ellos he encontrado el soporte emocional para vivir experiencias como ésta, y poder compartirla con los amantes del arte del país, seguro de que otros coleccionistas dominicanos en el futuro también harán los mismo, como una forma de contribuir a elevar la autoestima y la identidad cultural del pueblo dominicano en un momento que tanto lo necesita”.

Ocupando la totalidad de los espacios expositivos del CCP y a partir de una apretada síntesis del contexto histórico-creativo dominicano de los últimos cien años, cuatro secciones simultáneas destacan en el despliegue museográfico de esta extraordinaria exposición: “Raíces y proliferaciones de la modernidad (1914-1950)”; “Vanguardias & signos identitarios. Tres generaciones radicales (1950-1960-1970)”; “Consagraciones y emergencias desde la posmodernidad (1980-1990-2010)” y “Vínculos transparentes”. Las dos últimas secciones se despliegan en la sala de la Mediateca e incluyen obras de artistas internacionales vinculados de diversas formas a la República Dominicana, tales como George Overbury-Pop-Hart (EE.UU.), Rodrigo Beltrán (Colombia), Eddy Ochoa y Darío Viejo (Cuba).

Intensificado por cinco secciones excepcionales con obras de George Hausdorf (1894-1959), Clara Ledesma (1924-1999), el pre-moderno Xavier Amiama (1910-1969), los surrealistas Jorge Noceda Sánchez (1931-1987) e Iván Tovar (1942) y el posexpresionista Jesús Desangles (1962), el conjunto expositivo provoca en la mayoría de los espectadores un poderoso impacto visual ya que sus principales características son la diversidad de lenguajes y resoluciones expresivas, así como su elasticidad y eclecticismo en cuanto a estilos y tendencias, además de la capacidad de resistencia en términos estéticos de cada una de las obras que lo integran.

Neorrealismo, expresionismo, surrealismo, abstraccionismo, “pop art” y conceptualismo, son lenguajes y tendencias axiales en el arte dominicano de la segunda mitad del siglo XX. Entre los principales exponentes de este periodo cuyas obras fortalecen la colección de Fernando Báez Guerrero, destacan Mariano Eckert, Gaspar Mario Cruz, Paul Giudicelli, Julio Llort, Fernando Peña Defilló, Silvano Lora, Hilario Rodríguez, Plutarco Andújar, José Cestero, Justo Susana, Norberto Santana, Iván Tovar, Soucy de Pellerano, Miguel Estrella, Jorge Severino, Roberto Flores, Antonio Guadalupe, Dionisio Blanco, Fernando Ureña Rib y Alberto Ulloa.

Como parte de la sección “Consagraciones y emergencias desde la posmodernidad (1980-1990-2010)”, en la sala de exposiciones temporales de la mediateca del Centro Cultural Perelló (CCP) se despliega una selección de pinturas, dibujos, esculturas y poligrafías que constituyen una muestra representativa de los penúltimos efectos del vertiginoso y fructífero proceso de polisíntesis que implica una constante dialéctica de asimilación y transmutación de las estéticas vanguardistas del siglo XX. Este proceso, permite que postexpresionismo figurativo, expresionismo abstracto, neosurrealismo, informalismo e hiperrealismo se revitalicen y prevalezcan como lenguajes y tendencias clave en el arte dominicano de la posmodernidad.

Entre los principales artistas de esta sección con aportes notables, no sólo a la muestra que ahora recibe el CCP, sino también a la colección completa de FBG, destacan Jesús Desangles, Elvis Avilés, Fabio Domínguez, Hamlet Rubio, Eric Genao, Manuel Montilla, Miguel Pineda, Mayobanex Vargas, Germán Pérez, Bernardo Then, Mariano Sánchez, Héctor Ledesma, Joaquín Rosario, Franklin Rodríguez, Ramón Sandoval, Omar Molina, Leonardo Sanz, Ruddy Taveras, Karina Rodríguez, Nelson Barrera, Benjamín Cruz Wilton de Jesús, Marcos Guerra, Cristina Báez, Manuel Báez Guerrero….

La muestra “Colección Báez Guerrero/Un siglo de arte moderno en la República Dominicana”, permanecerá abierta al público en el Centro Cultural Perelló hasta finales del mes de abril del 2015.

El CCP está localizado en la carretera Sánchez, kilómetro 2.5, Escondido, a la entrada de la ciudad de Baní. Su horario de visita es de martes a sábados, de 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde y los domingos desde las 9:00 de la mañana hasta la 1:00 de la tarde.

En el marco de la celebración de su tercer aniversario, desde mediados del pasado mes de octubre, el Centro Cultural Perelló acoge la extraordinaria exposición titulada “Colección Báez Guerrero/Un siglo de arte moderno en la República Dominicana”, basada íntegramente en la colección particular del empresario Fernando Báez Guerrero y que abarca el trayecto recorrido por el arte moderno y contemporáneo de nuestro país durante las últimas diez décadas.

Dicha muestra constituye un verdadero acontecimiento artístico y cultural para la ciudad de Baní y la región Sur, ya que reúne una serie de obras de los principales artistas europeos que se establecieron en la República Dominicana hacia principios de la cuarta década del siglo XX – y que se exhiben por primera vez en el país-, tales como George Hausdorf (1894-1959), José Gausachs (1889-1959), Ernesto Lothar (n. 1906), Mounia L. André (n. 1911), Joan Junyer (n. 1904), Manolo Pascual (1902-1983), José Vela Zanetti (1913-1997), Eugenio Fernández Granell (1912-2001) y Antonio Prats Ventós (1925-1999).

“Se trata de una selección más depurada de la gran muestra que presentara exitosamente el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, pero mantiene su gran importancia por la riqueza y pluralidad de visiones que contiene. Su escala en el Centro Cultural Perelló constituye un verdadero precedente, no sólo para Baní, sino también para toda la región Sur, ya que esta exposición reúne más de 180 obras de 83 artistas nacionales, incluyendo personalidades emblemáticas como Celeste Woss y Gil, Genoveva Báez, Tuto Báez, Adriana Billini, Enrique García Godoy, Yoryi Morel, Darío Suro, Jaime Colson, Clara Ledesma, Gilberto Hernández Ortega, Marianela Jiménez, Eligio Pichardo, Guillo Pérez, Domingo Liz, Cándido Bidó, Ramón Oviedo, Ada Balcácer y Elsa Núñez”, declara Julia Castillo, directora ejecutiva del CCP.

Por su parte, Báez Guerrero confiesa que la exposición “es un tributo al alma sensible de cada uno de los artistas, porque definitivamente a ellos debo mi pasión por el coleccionismo, estimulado igualmente por mi familia, sobre todo por mi esposa Nancy. En ellos he encontrado el soporte emocional para vivir experiencias como ésta, y poder compartirla con los amantes del arte del país, seguro de que otros coleccionistas dominicanos en el futuro también harán los mismo, como una forma de contribuir a elevar la autoestima y la identidad cultural del pueblo dominicano en un momento que tanto lo necesita”.

Ocupando la totalidad de los espacios expositivos del CCP y a partir de una apretada síntesis del contexto histórico-creativo dominicano de los últimos cien años, cuatro secciones simultáneas destacan en el despliegue museográfico de esta extraordinaria exposición: “Raíces y proliferaciones de la modernidad (1914-1950)”; “Vanguardias & signos identitarios. Tres generaciones radicales (1950-1960-1970)”; “Consagraciones y emergencias desde la posmodernidad (1980-1990-2010)” y “Vínculos transparentes”. Las dos últimas secciones se despliegan en la sala de la Mediateca e incluyen obras de artistas internacionales vinculados de diversas formas a la República Dominicana, tales como George Overbury-Pop-Hart (EE.UU.), Rodrigo Beltrán (Colombia), Eddy Ochoa y Darío Viejo (Cuba).

Intensificado por cinco secciones excepcionales con obras de George Hausdorf (1894-1959), Clara Ledesma (1924-1999), el pre-moderno Xavier Amiama (1910-1969), los surrealistas Jorge Noceda Sánchez (1931-1987) e Iván Tovar (1942) y el posexpresionista Jesús Desangles (1962), el conjunto expositivo provoca en la mayoría de los espectadores un poderoso impacto visual ya que sus principales características son la diversidad de lenguajes y resoluciones expresivas, así como su elasticidad y eclecticismo en cuanto a estilos y tendencias, además de la capacidad de resistencia en términos estéticos de cada una de las obras que lo integran.

Neorrealismo, expresionismo, surrealismo, abstraccionismo, “pop art” y conceptualismo, son lenguajes y tendencias axiales en el arte dominicano de la segunda mitad del siglo XX. Entre los principales exponentes de este periodo cuyas obras fortalecen la colección de Fernando Báez Guerrero, destacan Mariano Eckert, Gaspar Mario Cruz, Paul Giudicelli, Julio Llort, Fernando Peña Defilló, Silvano Lora, Hilario Rodríguez, Plutarco Andújar, José Cestero, Justo Susana, Norberto Santana, Iván Tovar, Soucy de Pellerano, Miguel Estrella, Jorge Severino, Roberto Flores, Antonio Guadalupe, Dionisio Blanco, Fernando Ureña Rib y Alberto Ulloa.

Como parte de la sección “Consagraciones y emergencias desde la posmodernidad (1980-1990-2010)”, en la sala de exposiciones temporales de la mediateca del Centro Cultural Perelló (CCP) se despliega una selección de pinturas, dibujos, esculturas y poligrafías que constituyen una muestra representativa de los penúltimos efectos del vertiginoso y fructífero proceso de polisíntesis que implica una constante dialéctica de asimilación y transmutación de las estéticas vanguardistas del siglo XX. Este proceso, permite que postexpresionismo figurativo, expresionismo abstracto, neosurrealismo, informalismo e hiperrealismo se revitalicen y prevalezcan como lenguajes y tendencias clave en el arte dominicano de la posmodernidad.

Entre los principales artistas de esta sección con aportes notables, no sólo a la muestra que ahora recibe el CCP, sino también a la colección completa de FBG, destacan Jesús Desangles, Elvis Avilés, Fabio Domínguez, Hamlet Rubio, Eric Genao, Manuel Montilla, Miguel Pineda, Mayobanex Vargas, Germán Pérez, Bernardo Then, Mariano Sánchez, Héctor Ledesma, Joaquín Rosario, Franklin Rodríguez, Ramón Sandoval, Omar Molina, Leonardo Sanz, Ruddy Taveras, Karina Rodríguez, Nelson Barrera, Benjamín Cruz Wilton de Jesús, Marcos Guerra, Cristina Báez, Manuel Báez Guerrero….

La muestra “Colección Báez Guerrero/Un siglo de arte moderno en la República Dominicana”, permanecerá abierta al público en el Centro Cultural Perelló hasta finales del mes de abril del 2015.

El CCP está localizado en la carretera Sánchez, kilómetro 2.5, Escondido, a la entrada de la ciudad de Baní. Su horario de visita es de martes a sábados, de 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde y los domingos desde las 9:00 de la mañana hasta la 1:00 de la tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *